14 julio 2010

Otra vez la ética

En el Encuentro Internacional de Foto y Periodismo de Gijón, hoy Emilio Morenatti ha puesto el dedo en la llaga: la ética. Nos ha dejado perlas como esta:“He llegado a España y me he encontrado con un ‘borreguismo’ desde el punto de vista fotográfico verdaderamente preocupante por el ‘vale todo’. Monto la foto porque mi periódico me lo está pidiendo, provoco ciertas situaciones e incluso estoy mintiendo”.



Ayer mismo conocí a Morenatti en el aeropuerto de Barajas cubriendo la llegada y declaraciones de los ya ex presos cubanos. Fue una rueda de prensa tras la que el fotógrafo dijo sorprendido: "Ha sido patético, no sabía que aquí los fotógrafos le decían a los fotografiados qué hacer" en vez de simplemente observar y hacer la foto. "Hasta he visto a [...] cogerle la mano a un cubano y colocársela con el signo de victoria delante del objetivo". El nombre lo omito aunque no sé muy bien por qué, pero podrían ser muchos. Es doloroso ver trabajando a compañeros, a veces amigos, fotógrafos que admiras y darte cuenta de que le están gritando a los cubanos que levanten los brazos, que hagan el signo de la victoria mirando aquí y ahora que se den la mano....etc. Ahí y en tantas ocasiones.



Siguiendo con la búsqueda de la fina línea entre lo admisible y lo inaceptable me preguntaba qué se debe hacer cuando tienes una foto en la que no has intervenido pero que sí ha provocado el compañero de al lado. Sin salir del mismo escenario, las fotos de Morenatti para la agencia AP que han sido portada en El País e interior grande en El Mundo son un saludo al lateral de la mesa pedido por varios de los fotógrafos que se encontraban en esa habitación. Es decir, las fotos de todos se han hecho según la intervención de algunos. Y ahí es donde chirría un poco el tema. Aunque habría sido preferible fotografiarles haciendo lo que quisieran hacer por iniciativa propia no ha quedado más remedio que registrar lo que ha ocurrido, aunque haya sido provocado por otros. Por eso quizá vaya siendo hora de pedirle a algunos compañeros que dejen de intervenir, que todavía hay quien quiere mirar, callar y hacer fotos, que el fotoperiodismo es inversamente proporcional al photocall, que tenemos miedo de que esa actitud para conseguir la foto fácil se nos pegue, que antes que la palmadita de nuestro jefe está el respeto a la historia que pretendemos mostrar.

Ahora salgamos a defender nuestra dignidad frente a los abusos policiales o laborales mientras pisoteamos nuestras propias reglas, esas que deberían ser el cimiento de nuestra profesión.

16 comentarios:

P.A.D dijo...

Muy buen tema willy y magnifica la frase final!un abrazo.

Sylvain Cherkaoui dijo...

Willy la cuestión es: ¿Hasta donde somos capaces de llegar para no perder nuestro trabajo? Si en tu redacción te piden: "Montame una foto para portada, de alguien leyendo tu periodico sentado en una fuente y que se vea bien el anuncio de la primera". Yo te lo digo, intentas sacarla sin intervenir paseando por todo Madrid y llega una llamada pidiéndote la foto ya. Acabaras montándola. El problema es que la petición es demasiada precisa para dejar hueco a la espontaneidad, lo que te piden es una foto de anuncio, y eso es otro trabajo... Siempre puedes decir que no la haces, siempre pueden dejar de llamarte, hasta aquí llega nuestra libertad en prensa diaria...

Willy Sanz dijo...

Claro Sylvain, es que el trabajo de un fotógrafo en un diario implica encargos fotoperiodísticos y otros que no lo son tanto. Ahí va desde la foto bonita que te pueden encargar montar para un artículo de autobombo de "qué buenos somos en este medio" hasta la única foto mala que puedes hacer en un photocall porque tal multinacional del cine lo ha decidido. Eso es lo que me gusta llamar daños colaterales.

el mejillon suicida. dijo...

Teniendo en cuenta q los cubanos fotografiados durmieron en un hostal de una estrella en un polígono (esa sería la foto potente), que "os permitan" hacer vuestro trabajo en una rueda de prensa es, en si mismo, un montaje. Lo de pedir q hagan un signo o no no me parece lo más importante. Dentro de la farsa, más madera.

Eso si, tratar un tema tan político como si fuera un photocall dice mucho de lo que estamos acostumbrados a cubrir en nuestros periódicos.

Me parece bien q venga Morenatti a avergonzarnos, no está de más la autocrítica de vez en cuando, y tiene razón, los medios en españa nos comportamos como borregos, desde los directores hasta los becarios, sin excepción. Y la ciudadanía lo nota?
No creo.

Anónimo dijo...

Como dice un colega, Va a parecer que uno es borrego simplemente por estar aquí.
Que pasa, en Gaza o paquistan no ocurre no?
Venga ya! no seamos cínicos

Álvaro Hurtado dijo...

En otra experiencia que tengo de prensa, el fotógrafo que interviene en la escena es condenado, tachado y recordado como un falseador de la noticia. En Madrid me toco conocer exactamente el caso contrario, casi todos lo hacen, montan la foto e "ilustran" la noticia. No estoy de acuerdo, hay que mejorar.

José Antonio Rojo dijo...

Lo que creo que está ocurriendo es que el fotoperiodismo se está contagiando de la "fotografía creativa" de revistas y dominicales. Al igual que la información textual de los diarios se está pareciendo cada vez más a la de las revistas.
Tal vez una solución (utópica) sería poner una indicación en el pie de foto....algo así como "realidad manipulada".
Por otra parte, es obvio que cualquier rueda de prensa no es más que una domesticación de la información para dirigir el contenido informativo hacia los intereses de los organizadores.

Tal vez hubiera sido interesante una foto de los ex-presos después o antes de la rueda de prensa. pero también hay una cierta uniformización en los medios, que no se atreven a publicar algo distinto.

Borja Lázaro Herrero dijo...

¿Y cual es la ética de criticar un acto y sin embargo usarlo para uno mismo? (no me vale el no tuve otra alternativa)
Y ojo, que Morenatti no necesita aprovechar el trabajo de nadie, pero la crítica debe ser consecuente.

La ética como todo se debe basar igualmente en principios individuales, no a terceros.

I P A N A Q U É dijo...

En las tradicionales reuniones de jefes de estado, es típico escuhar a ¨los fotoperiodistas o fotógrafos¨ que les piden con gritos a los mandatarios que posen, saluden y nos aprovechamos, es cierto. Sin embargo es valedera la crítica para ubicarnos en el contexto de ser o no ser directores de comportamientos. La madera nos diferencia pero el lector lee imágenes y alimenta con buena crítica el momento fotográfico, sin embargo nos deja la sensación de la ética o antiético, entonces cada uno decidimos por conciencia hacerlo o no.

Anónimo dijo...

Compañero que no se te suba la gaseosa del exito a la cabeza.......
Dura lo que dura y como las burbujas de la gaseosa muy poquito.
No debes criticar a los demás .......
Ellos no son tus problemas .....estos empiezan en tu cabeza , si estas en paz estas libre ...
Mejor que hablen tus fotos .....

Willy Sanz dijo...

Me gustaría saber a qué éxito te refieres, porque yo no lo veo por ningún lado.

Y permíteme que ejerza el derecho a opinar tal y como tú haces, aunque digas que no hay que hacerlo.

Ramón L. Pérez dijo...

No nos engañemos Willy, desde hace años los fotoperiodistas no hacemos fotoeriodismo sino fotoilustración, confeccionamos una foto que quede bien con su entorno periodístico. Es una pena pero es lo que te exigen en la empresa.

El otro día sin ir mas lejos, tuve que fotografiar un encierro de abuelos en su centro de la tercera edad, la foto que quería mi empresa era los abuelos asomados entre las rejas de la ventana, para dar sensación de estar encerrados.
¿que haces en ese caso?

Willy Sanz dijo...

Gracias Ramón, es verdad, igual lo de fotoperiodismo sólo es un gancho que representa un pequeño porcentaje del trabajo frente al servicio de los intereses de unos y otros.

Anónimo dijo...

Y si ellos hacen espontáneamente el signo de la victoria y no te ha dado tiempo a hacer la foto, o lo hacen hacia el otro lado y tú estás escorado ¿es lícito pedirles que repitan ese gesto que ellos ya hicieron de forma espontánea?

Anónimo dijo...

Que diga Morenatti cómo hizo las fotos de la rotura de la balza de Aznalcóllar, venga ya!!!

Pepe Ortega dijo...

Veo que el tema no pica sino que escuece, quien esté libre de culpa que tire la primera piedra.

No se puede justificar el montar una foto porque el periódico te lo pide y te llaman para que la entregues, uno siempre es dueño de escoger el momento que va a ver el lector en el periódico, elegir el instante en consecuencia con su cultura, preparación y personalidad y tambien de se es dueño de lo que se entrega al medio.

Personalmente pienso que el problema no está en el fotografo sino en la mente y en la imaginacion de quien encarga el trabajo con un enfoque previo sin moverse de la silla para ir a mirar lo que en realidad ocurre o lo que conviene politicamente y sin tener ganas de solucionar los problemas o dar otra visión de ellos sin sensacionalismos.

Pocas cosas se salvan y es un logro para el fotografo conseguir publicar una imagen que de fe de la relidad existente, que desde mi humilde opinión no debe ser manipulada por la acción del que toma las imágenes si no corremos el riesgo de que la noticia en realidad seamos los que estamos detrás del objetivo y eso es bastante triste.

Un poquito o bastante de autocrítica y de defensa de la integridad de la profesión nunca viene mal.

También opino que las quejas de tipo localista dirigidas hacia algunos compañeros que trabajan internacionalmente, con la excusa de que en españa no valen tanto las fotos porque no son de sitios conflictivos, son bastante pobres de espiritu y no sirven sino para empañar más el estado de esta bonita profesion, no hay tema malo, pero hay que demostrarlo con fotos.

No se trata de ser más bueno que otro sino de tener la capacidad de motivarse y hacer un buen trabajo incluso en el tema más desfavorable, o poco fotogénico.

Ahí es donde está la diferencia entre un Fotografo y alguién que se dedica a vender fotografias al por mayor sin pararse a pensar que la imagen que toma la verán y se formarán una opinion sobre las vidas de otra personas miles de lectores. De eso si somos dueños, de esa responsabilidad.

También es facil opinar anonimamente .

Lo dificil es ser sincero,íntegro y crítico con uno mismo y pensar que es lo que podemos hacer para cambiarlo, empezando por los foros de discusión.

Por cierto en gaza o en afganistán también ocurre, te viste a los soldados de terroristas y te los ponen donde tú quieras, hay gente que lo hace y gente que no,en todos lados cuecen habas.

Lo bonito es dar la foto que tu quieres, salirte con la tuya a pesar de las indicaciones, lo bonito es ilusionartse, vivirlo, ser testigo y contarlo,luego ya, el que quiera entender que entienda.

Nadie está libre de culpa pero hay que ser conscientes y no comulgar con ruedas de molino.

cada uno es dueño de su hambre.

Saludos a todos los que son.

Te veo activo ramón, un abrazo fuerte y ánimo.