04 febrero 2007

Cuando el redactor mete mano

Yo no conozco a ningún fotógrafo que meta mano o que tenga capacidad de decisión sobre los textos que se publican en los medios impresos. Sin embargo los redactores opinan y deciden en la redacción sobre temas relacionados con las fotos. En realidad esas opiniones no tienen por qué ser mal acogidas, mil veces se han dado cuenta de algo que el fotógrafo o el editor gráfico pasó por alto. No obstante, por mucha cámara que se acabe de comprar el plumilla, el 95% de las veces el criterio brilla por su ausencia. La falta de conocimientos técnicos y estéticos hace que cuando un redactor toma una iniciativa por libre y sin consultar pasen cosas como ésta:



El diario ADN publicaba el pasado viernes unas páginas dobles dedicadas al apagón por la conciencia del cambio climático. La única foto dedicada a Madrid no es de ningún apagón. Ni siquiera era de noche. De hecho la única luz que se ve es el sol. Se trata de un contraluz. Pero alguien que no tenía ni idea de lo que estaba viendo consideró que en la plaza Mayor de Madrid se apagaron las luces a las 19:55, algo que nunca ocurrió.

Me cansa hasta aburrir esta constante de la prensa de publicar como seguro algo que supone que debió de suceder.

Por cierto, la imágen corresponde a un espectáculo ecuestre para promocionar el turismo en Andalucía.

1 comentario:

nomeacuerdo dijo...

Supongo que es lo que podemos denominar una "metida de gamba"